¿Cuándo cambiar el compresor de aire?

El ciclo de vida de un compresor de aire es similar al de un automóvil. Cuando el usuario lo inicia por primera vez, no se preocupa por el rendimiento y, por supuesto, no piensa en cambiarlo. Pero a medida que pasan los años y las averías se vuelven más frecuentes, los costes de mantenimiento aumentan y es entonces cuando empieza a plantearse cambiar el compresor de aire.

Si su sistema de aire comprimido no funciona como solía hacerlo, puede ser el momento de comprar un equipo nuevo. En este artículo veremos las señales más habituales que indican que nuestro compresor ha llegado al final de su vida útil e inevitablemente deberá ser sustituido por uno nuevo.

Deteniendo la alarma

Las paradas de alarma son uno de los indicadores más claros de que un compresor tiene un problema interno. Es posible que, si el equipo se expone a altas temperaturas o condiciones ambientales adversas, el tiempo de inactividad se deba al sobrecalentamiento del compresor. Esto es normal hasta cierto punto y se debe principalmente a refrigeradores o filtros obstruidos.

Si el apagado se resuelve limpiando los enfriadores y reemplazando los filtros de entrada, no será necesario cambiar el compresor de aire. Es suficiente realizar periódicamente las tareas de mantenimiento pertinentes. Si, por el contrario, el problema es más complejo y requiere la atención de un técnico preparado, la causa podría ser de un componente vital de la máquina. Luego, el usuario debe evaluar los costos de la reparación y tomar una decisión difícil: reparar o reemplazar.

La caída de presión

Las caídas de presión en la red de aire pueden indicar que hay un problema con el compresor. Es importante analizar y comprender los requisitos reales de presión de las herramientas neumáticas y otros equipos de la instalación. Son los técnicos de mantenimiento los que mejor pueden detectar las caídas de presión, ya que estas suelen provocar averías en otras máquinas y defectos en el producto final.

Antes de culpar al compresor por las caídas de presión, verifique cuidadosamente que no haya otros factores en juego. Por ejemplo: inspeccionar los filtros y verificar que el cartucho no esté saturado; o asegúrese de que las líneas de aire tengan el diámetro adecuado para la red, no es de extrañar que las líneas de pequeño diámetro que recorren largas distancias acaben provocando caídas de presión.

Si el sistema de tuberías y los filtros de aire son buenos, pero las caídas de presión siguen ahí, esto podría indicar que la capacidad del compresor ya no es suficiente para las necesidades de producción. Es posible que se hayan agregado equipos a la red neumática o que la producción haya aumentado con el tiempo. Si este es el caso, la mejor opción es buscar el consejo de un profesional de aire comprimido para cambiar el compresor de aire por uno de mayor capacidad.

Edad del compresor

Los compresores de aire, como cualquier otra máquina, pueden agotar su ciclo de vida debido a su antigüedad o condición. Si el equipo lleva muchos años en funcionamiento y las averías se producen cada vez con mayor frecuencia, tarde o temprano habrá que decidir si conviene seguir reparándolo o si, por el contrario, merece la pena darle salida e invertir en una nuevo equipo que no de problemas en al menos un par de años.

Es común que un solo problema desencadene una multitud de averías, y repararlas termina sumando más que el costo de una máquina nueva y confiable. Para tomar la mejor decisión, lo más sensato suele ser que solicite un presupuesto para la reparación de equipos antiguos y la compra de uno nuevo, y evalúe los pros y los contras de cada opción.

Cambiar el compresor de aire

Cambiar el compresor de aire puede ser una tarea abrumadora. Tomar una buena decisión no es fácil, hay que tener en cuenta las necesidades de producción presentes y futuras; tendremos que decidirnos por una tecnología de compresión (tornillo, pistón, scroll …); evaluar los requisitos de flujo y presión del aire comprimido; comprobar que nuestra instalación eléctrica sea compatible con un compresor más potente …

Los compresores alternativos son equipos ideales para talleres y empresas que requieren cantidades moderadas de aire, pero es muy común que cuando una empresa crece, los pistones no puedan hacer frente a las nuevas demandas. O que simplemente ya no son apropiados. Porque si necesita un flujo constante y un equipo compacto, eficiente, confiable y más silencioso, un compresor de tornillo rotativo podría ser una mejor opción.

Las empresas comienzan con necesidades específicas de aire comprimido y, a medida que aumenta la producción, se hace necesario cambiar el compresor de aire. Sin embargo, le recomendamos que comprenda las diferencias entre los compresores alternativos y de tornillo antes de tomar una decisión al respecto. Y como es muy fácil quedarse corto o  muy sobrado de equipo, te podemos recomendar buscar asesoramiento profesional aquí.

 

La consultoría nos permite elegir la máquina más adecuada para nuestra producción y también anticiparnos a las necesidades futuras, prolongando el ciclo de vida de la máquina. Así que no lo dude, busque el consejo de un experto en la industria.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 2 Promedio: 4)

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies